Anonimato

Paranoicos I – VPN y Tor

Colaborador: Hackbier

Muchos lo suponíamos y, desde hace unos años con las filtraciones de Edward Snowden, sabemos del espionaje masivo de los gobiernos y empresas privadas. No vamos a ahondar si está bien o está mal, si es necesario o no, si está justificado, pero sí hablaremos de cómo defendernos y aumentar nuestra privacidad en la red.

«Privacidad no es tener algo que esconder, es tener algo que proteger» – Edward Snowden

¿Cómo podemos evitar, evadir y protegernos de este espionaje?. No es sencillo, ya que intervienen muchos factores, muchisimos:

Conexión a Internet

Algo vital para protegernos en la red, y así ganar privacidad es proteger nuestro acceso a Internet. Desde hace años abundan en Internet herramientas de tracking, de rastreo, herramientas que estudian nuestro comportamiento, que almacenan nuestro origen y nuestra actividad en la red.

El uso de herramientas libres es casi indispensable para salvaguardar nuestra privacidad, en este caso el navegador Firefox puede ser un gran aliado, ya que, además de ser libre es altamente configurable y ampliable con extensiones y complementos, de los que hablaremos a continuación.

En este primer vídeo de la serie «Paranoicos» hablaremos de nuestra conexión a Internet, donde es fundamental para salvaguardar nuestra privacidad dos aspectos:

  • Ocultar nuestra IP real, con el objetivo de que las páginas a las que accedemos no puedan rastrearnos, conocer nuestro origen o almacenar nuestra información personal. Además esto ayuda a evitar sitios censurados en determinados paises.
  • Cifrar la información, de forma que ni un atacante ni, por ejemplo, nuestra operadora puedan hacer un seguimiento de nuestra actividad en la red.

Existen dos grandes herramientas que nos pueden garantizar ambos aspectos, y estas son las VPN y Tor.

VPN y Tor

VPN o Virtual Private Network es una tecnología que permite crear un túnel cifrado desde nuestro dispositivo a una red de área local (LAN), de esta forma estaremos conectada a la misma aún estando fuera de ella. Tiene grandes utilidades, por ejemplo empresariales (tener tu equipo conectado a la red LAN de la empresa estando en casa), pero el aspecto que nos interesa es, accediendo a Internet desde una VPN, garantizar nuestra privacidad:

  • El tunelado de nuestra información desde nuestro dispositivo hasta el servidor VPN va cifrado, evitando el seguimiento de terceros. Además de aumentar la seguridad de nuestra conexión.
  • Las web de destino verán como origen este servidor VPN, y no tu dispositivo.
  • Evita redes restrictivas y/o censura.

Existen muchas VPN, pero recomendamos utilizar una de pago, ya que, como bien sabemos, si no pagamos por algo, no somos el cliente, sino el producto. Y que utilicen nuestros datos para lucrarse es precisamente contrario a la idea de este post.

Sobre Tor hemos hablado ya varias veces en Follow the White Rabbit, a grosso modo, Tor es parecido a una VPN,solo que el contenido y la información viajan por diferentes nodos situados por el globo.

tor-workflow

Ambas tecnologías tienen el problema de que, al pasar la información por diferentes nodos y servidores para después llegar al destino, en vez de realizar una conexión «directa» sacrificamos velocidad a cambio de privacidad y seguridad.

Tanto la utilización de VPN y Tor no son complicadas en exceso, los proveedores de estos servicios suelen dar facilidades a los usuarios (excepto que estén orientados a usuarios avanzados, claro) y no es necesario ser informático para poder usarlas con facilidad. Además funcionan perfectamente de forma simultánea, es más, es bastante recomendable, aún notándose una bajada de velocidad considerable.

Por supuesto la utilización de estas herramientas no nos garantizan privacidad, si no las usamos con sentido común. Por ejemplo, si accedemos a Facebook con nuestro nombre real, y hacemos determinadas acciones, es obvio que no tendremos privacidad ni anonimato, simplemente ocultaremos el origen de dicha conexión.